Sin categoría

Sistemas de riego en el jardín 

Instalar un sistema de riego ayuda a transformar el jardín en un paisaje verde y saludable. Contar con ellos es la forma más eficiente de asegurar que el jardín reciba la hidratación de forma constane sin necesidad de regar en exceso. También ahorran tiempo por ser automatizados y programados para que abastezcan agua al jardín en el momento preciso. Los beneficios de un sistema de irrigación superan el costo inicial del sistema, que se pagará a sí mismo antes de lo que se piensa. Por último la instalación de dicho sistema hace un buen uso del agua al mantener un paisaje saludable. 

El rol del agua en la sustentabilidad de los sistemas de riego 

El agua es necesaria para producir alimentos, ropa y electrónica; para transportar nuestros residuos; y para mantener el entorno natural. Los efectos del cambio climático varían regionalmente, pero la gestión sostenible del agua y las estrategias de desarrollo de bajo impacto pueden proporcionar beneficios de adaptación para una amplia gama de circunstancias. La conservación del agua reduce el costo de la irrigación y disminuye la cantidad de agua que contribuye a las inundaciones. 

Estas prácticas paisajísticas contribuyen a la escasez de agua dulce: 

– La plantación de especies no adaptadas a los regímenes de precipitaciones locales
– Prácticas de irrigación derrochadoras
– Tener condiciones degradadas del suelo que limitan la infiltración y la capacidad de retención de agua del suelo 
– Los pavimentos, techos y otras superficies impermeables que impiden que el agua se infiltre en el suelo y recargue los suministros de agua subterránea
– Tratar las aguas pluviales como residuos y canalizarlas a las alcantarillas antes de que tengan la oportunidad de beneficiar al paisaje. 

La clave para regar los céspedes es aplicar agua con poca frecuencia, pero a fondo. Esto crea un césped profundo y bien enraizado que utiliza eficientemente el agua almacenada en el suelo. Para saber cuándo regar siempre habrá que observarse el jardín. El marchitamiento y la decoloración son signos de estrés hídrico. El objetivo de cualquier sistema de riego es dar a las plantas una cantidad suficiente de agua sin desperdiciarla. Para lograr eficazmente esto, promoviendo la conservación del agua en el jardín, se pueden utilizar sistemas de riego por aspersión o por goteo. 

Riego por aspersión 

El riego por aspersión es el método de riego más popular y común. Los sistemas de aspersión pueden consistir en aspersores de “extremo de manguera” que se instalan y mueven a lo largo del patio, o pueden consistir en sistemas de riego incorporados. Hay que verificar si en la zona donde se instalará el sistema hay requisitos específicos para los sistemas de riego incorporados, incluida la obtención de un permiso. Un cabezal rociador debe rociar grandes gotas de agua en lugar de una niebla de fina neblina, que desperdicia el agua por evaporación y deriva en el viento.

Para esto se tendrá que ajustar un temporizador, de modo que se pueda recordar cuándo apagar el rociador. Cuando se usan correctamente, los sistemas de rociadores automáticos pueden ayudar a regar eficazmente. Muchos sistemas de riego utilizan controladores temporizados que apagan el sistema cuando se utiliza una cantidad medida de agua. Los dispositivos de cierre de la lluvia ayudan a evitar el riego en la lluvia y ahora se requieren en la mayoría de los condados de Texas. 

En cambio, la irrigación por goteo aplica el agua al suelo lentamente. El agua fluye a baja presión a través de emisores, burbujeadores o rociadores colocados a intervalos. Debido a que los sistemas de riego por goteo distribuyen el agua lentamente, el tiempo de riego puede ser significativamente más largo que el de un sistema de riego tradicional. Sin embargo, habrá menos evaporación y pérdidas debido al escurrimiento. 

No todas las áreas del jardín tendrán necesariamente los mismos requerimientos de riego. Algunas plantas y árboles pueden requerir menos agua que el resto del jardín. Hay que reducir el tiempo de funcionamiento de los aspersores para estas áreas. 

El riego por goteo puede ofrecer un método más eficiente de riego que un aspersor, particularmente en áreas pequeñas. Se pueden instalar sistemas de irrigación por goteo sobre o debajo de la superficie del suelo, así garantiza el uso y el cuidado del área que se está irrigando. En necesario consultar con un profesional de la irrigación para determinar el tipo de sistema de irrigación por goteo apropiado para dicho sueloy abastecerlo de sus

Autor


Avatar